sábado, 3 de agosto de 2013

Mejor no llorar



Un día llorando un niño
el pobre desconsolado
quería cruzar el río
de una orilla al otro lado.

Llegó un hombre corpulento
sobre sus hombros cargó
aquel niño que lloraba
y al otro lado cruzó.

Cuando te veas en apuros
pídele de corazón
ayuda a San Cristóbal
y rézale una oración.

Conductor en carretera
no temas a los radares
teme a la velocidad
que tu vida es lo que vale.

No pidas a San Cristóbal
lo que no te puede dar
que sacie tus emociones
pisando fuerte el pedal.

La carretera es de todos
piensa siempre en los demás
que alguien que no tiene culpa
la vida puedes quitar.

Recemos a San Cristóbal
una oración por delante
que nos proteja la vida
cuando vamos al volante.






Bernardo Carpuela

No hay comentarios:

Publicar un comentario