sábado, 4 de mayo de 2013

Oración encotrada en un antiguo santoral, por Ángel Campos

   

     Omnipotente y sempiterno Dios que te dignaste enriquecer con celestiales dones a tu esclarecido siervo, el invicto mártir San Cristóbal.

     Te rogamos que como así retratado con el niño Dios sobre sus hombros nos indica la singular fortaleza que le diste para vencer las olas y tormentos en su prolongado martirio, del mismo modo por sus altos méritos nos veamos siempre libres de todas las adversidades, tentaciones y peligros de la presente vida y últimamente consigamos la eterna.

      Por el mismo Señor nuestro Jesucristo hijo tuyo que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos,
Amen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario